We were all on Aderall I don’t even give a fuck

0
98
views

Hace un par de años (más o menos por el 2013) me interesó mucho el tema de trazar posibles paralelos entre los eSports y los deportes “tradicionales” o “convencionales”. Fuera de la eterna discusión de si hacer clics es un deporte, me interesé bastante por cosas como la organización detrás de distintos deportes y cómo su experiencia podría ser aplicada a los eSports, por citar un ejemplo. También me dediqué a leer (por morbo, más que nada) acerca de la parte más oscura de los deportes: la de los tramposos. El mundo está lleno de antihéroes, vale, pero hay que ir a buscarlos, saber qué hacen. Y, nadando entre toda la información al respecto, encontré lo que buscaba (literalmente hablando porque tengo déficit de atención en la universidad): Adderall. Hoy, tres años después, me pongo a escribir este pequeño artículo al respecto. Las anfetaminas, como grupo amplio, son una serie de medicamentos que estimulan el sistema nervioso central. Básicamente te soplas unas y estás como un demonio, pero no cualquier clase de demonio. Las anfetas mejoran tu concentración, tu memoria y tu capacidad de ejercer funciones ejecutivas (esas en las que te pones una meta y trabajas para obtenerla en lugar de para alcanzar resultados inmediatos). Te da unos reflejos del demonio y una concentración sin par. ¿Te distraes con una mosca cuando estás estudiando temas de hidrostática? Toma Adderall. ¿Necesitas terminar un trabajo de 40 páginas en media noche? Toma Adderall. Y lo interesante: ¿Estás compitiendo en una disciplina que, en lugar de esforzar tus músculos, requieres de gran concentración durante lapsos prolongados de tiempo? Toma Adderall.

O no. Sé que hasta ahora he estado hablando del speed como si me hubiesen dejado una caja llena de pastillas de contrabando y tuviese que venderlas para el próximo martes, así que toca hablar de la parte mala. Primero, aumenta el riesgo de problemas cardiovasculares si se usa prolongadamente. Luego están los side-effects. Nerviosismo, intranquilidad, ansiedad, agitación, miedo: una paranoia de las bravas. Y, en el caso de que consideren estas cosas insuficientes, también genera hábito. Imagínate que hay una clase de cocaína que se vende en las farmacias y que te ayuda a ser un workaholic y/o un estudiante modelo. Eso son las anfetas.

¿Le entras? Yo sí

Ahora bien, de entre todas las anfetaminas que existen en el mercado, se supone que el Adderall es la más confiable y la que menos efectos secundarios presenta. Según Wikipedia, esa cosa la toman hasta niños de 3 años. Niños de 3 años con trastornos de hiperactividad, narcolepsia o déficit de atención, claro está. Y, según esta foto (y Reddit), Arteezy.

Nah, seamos sinceros, las posibilidades de que esto sea Adderall son escasas.

El problema, de momento, no está en el terreno de nuestro videojuego. Sin embargo, su sombra empieza a cernirse sobre él. La frase que he usado como título del artículo viene de una entrevista realizada a un jugador profesional de Counter-Strike.

Nos habíamos metido todos Adderall, en realidad me llega al pincho
Nos habíamos metido todos Adderall, en realidad me llega al pincho

Es un secreto a voces que todo el mundo utiliza Adderall en el mundo de Counter-Strike, pero este tipo (Semphim) fue el primero en admitirlo públicamente. “Estábamos todos puestos de Adderall. Ni siquiera me importa. Era bastante obvio si oías las comms. La gente puede odiarnos o lo que sea” fue lo que dijo a Launders en una entrevista para el show de éste último, que cubre el tema de CS:GO como e-Sport. Al final ambos terminarían concordando en que es muy probable que el consumo de Adderall sea masivo en el juego, a pesar de que muy pocos jugadores están dispuestos a hablar del tema. Y es que, en realidad, eso no es sorprendente: como hemos dicho antes, Adderall permite a los jugadores concentrarse y estar más atentos a lo que ven. Y, como los e-Sports tienen dinero corriendo, es normal que cada uno busque obtener cualquier tipo de ventaja.

Al final ambos terminarían concordando en que es muy probable que el consumo de Adderall sea masivo en el juego.

Lo que sorprende es que todavía no haya una regulación clara respecto al uso de Adderall en los e-Sports. No se trata ya de un grupo de estudiantes universitarios organizando minitorneos de Quake III en los laboratorios de cómputo del campus, sino de torneos seguidos por cientos de miles de personas y en los cuales corren literalmente millones de dólares. Mientras que la gran mayoría de asociaciones deportivas americanas (NFL, MLB, NBA, etc.) tienen estrictas regulaciones respecto al uso de Adderall por parte de sus competidores (básicamente lo prohíben terminantemente a menos que el jugador demuestre mediante un engorroso proceso burocrático que realmente necesita la medicación), la mayoría de torneos de e-Sports apenas tienen reglas vagas y rara vez aplicadas respecto a participar bajo los efectos de drogas o alcohol (seamos sinceros, ¿cuándo hemos visto un alcoholímetro en un torneo de Dota?). Tomemos como ejemplo las reglas de la ESL One para la cual nuestro amigo Semphim (y el resto de su equipo):

Jugar una partida, online u offline, bajo las influencias de cualquier droga, alcohol o algún estimulante del rendimiento está estrictamente prohibido, y puede ser castigado con la exclusión de la ESL One.

No tenemos ningún tipo de lista de sustancias específicas (salvo alcohol), no hay tampoco en la práctica una cultura de pruebas antidopaje, no hay absolutamente nada. Lo que sí hay es testimonios de allegados a la escena (no de Dota, sino de los e-Sports en general) que declararon públicamente haber consumido Adderall y/o haber visto que ello era una práctica común. Tyler Mozingo, ex-jugador de Halo, admitió públicamente haber consumido Adderall sin prescripción. Un informante que no quiso publicar su nombre ni el juego en el cual competía confesó haber consumido él mismo Adderall y haber vendido a al menos 20 personas del circuito la medicina.

Si no se corta este problema, puede que se termine por descontrolar.

¿Tenemos pruebas de que el problema se presente en Dota 2? No. ¿Las necesitamos para actuar? No. El consumo masivo de Adderall daña no solo al juego como espectáculo, creando una ventaja injusta para quienes la consuman, sino también a los jugadores: mover los hilos del delicado balance químico de tu cerebro por la posibilidad de ganar unos cuantos miles de dólares no suena como una buena idea. ¿Qué deben hacer las organizaciones de eSports (y, aun más importante, Valve)? Ponerse en contacto con la WADA (World Anti-Doping Agency) y diseñar una lista estándar de sustancias prohibidas durante los torneos. Nuestro pariente más cercano en el mundo de los deportes, el ajedrez, ya tiene una lista similar. El siguiente paso es trazar planes para la aplicación de las reglas anti-doping, por lo menos en los torneos LAN. Si no se corta este problema, puede que se termine por descontrolar. Porque, como dijo el único 10 argentino, la pelota no se mancha.

Si les gusta el tema (o quieren experimentar con el equivalente neurológico de inyectarse esteroides (?)) pueden seguir investigando el tema en los siguientes sitios web:

1 COMENTARIO

  1. El uso de aderall en específico es un caso espinoso especialmente porque es una sustancia que es comúnmente prescrita por médicos en norteamérica. Yo pienso que es algo que merece regularse pero también creo que no se puede hacer un baneo absoluto sin considerar las condiciones de los jugadores que ya están bajo una prescripción.

    Acá el gran Thorin nos cuenta algo más sobre el tema en un video que hizo el año pasado. La parte en que cuenta lo que pasaba en algunos torneos a inicios de los 2000 con las drogas: https://www.youtube.com/watch?v=ut-6scKgsZU

    Btw, el handle del jugador de CSGO es Semphis, no Semphim.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario:
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.