Un viaje a Seattle, ¿y luego?

0
72
views

Ya han pasado semanas desde que ella me dejó Infamous se coronó como campeón de las Qualifiers de Sudamérica. Por primera vez nuestra región tiene un representante asegurado en Seattle, tal y como ocurrió con la Major de Kiev. Parece que esta tónica va a mantenerse en los siguientes eventos de Valve, por lo que es válido preguntarse ahora si es que realmente ayuda a desarrollar la región y si es que merecemos participar de los eventos de Valve.

Latinoamericanos en eventos de Valve

SG e-Sports portando la bandera brasileña en Kiev tal y como unknown lo hiciera con la peruana en Frankfurt

Hasta ahora, Sudamérica ha enviado dos equipos a eventos de Valve: unknown.xiu se hizo presente en la Frankfurt Major del 2015 y SG e-Sports hizo lo propio en la Kiev Major de hace unos meses. Como algo más que una nota curiosa, es necesario resaltar que ninguno de los dos quedó en último lugar: unknown.xiu logró eliminar a Newbee para luego caer contra LGD, mientras que SG venció a Secret antes de ser eliminado por Evil Geniuses. En ambos casos, los equipos aseguraron con una serie ganada el no quedar en último lugar.

¿Es esto muestra de que tenemos nivel para competir? Más que todo es una bonita anécdota. unknown, por ejemplo, solo ganó un juego en todo el torneo: precisamente su serie 1 – 0 contra Newbee. Todas sus otras series fueron Bo3’s perdidos por 2 a 0. En  el caso de SG e-Sports, tuvieron una actuación mucho más respetable: despacharon por 2 a 1 a Team Secret y luego vendieron cara su derrota en un 1 a 2 contra Evil Geniuses. Sin embargo, en la fase de grupos también perdieron todas sus series y solo pudieron rescatar una partida frente a OG.

Como vemos, fácilmente pudo haberse dado otra situación: nuestros equipos son frágiles. Eran frágiles el 2015 y no han dejado de serlo el 2017. Esto es solo un síntoma de los múltiples problemas que aquejan nuestra escena y que iremos viendo en las siguientes secciones.

La falta de compenetración entre países

Pese a prometer mucho en el papel, este roster de NoT con el argentino ddx- y el venezolano Gudii no logro afianzarse

Este es un problema fundamental, a mi opinión: las escenas locales nada compenetradas no hacen ningún bien a la zona, debido a que no permiten un intercambio y flujo de talento, ideas y rutinas. Solo hay que ver a los equipos participantes de las Clasificatorias para darnos cuenta de que todos son equipos nacionales: cuatro equipos peruanos, tres brasileños, dos bolivianos y uno colombiano. Entre ellos, solo hay dos extranjeros: el argentino Papita y el ecuatoriano sl4d1n-, ambos jugando en equipos peruanos.

Estas fronteras cerradas entre países no hacen ningún bien a la región: a comparación de, por ejemplo, Europa, no hay equipos internacionales que representen a toda la región o que usen regularmente extranjeros (los casos antes mencionados son más bien excepciones a la norma). Podemos culpar a la falta de cultura de Dota competitivo en la región, a los problemas de infraestructura (las conexiones entre países dan lugar a pings altos) o a la falta de capital que permita formar equipos internacionales: problemas sobran y las soluciones a éstos no siempre son sencillas.

Perú, Brasil y los que sobran

(?)

A estas alturas, es innegable la superioridad de los equipos peruanos y brasileños. Por un lado está Brasil, baluarte de los eSports en Latinoamérica, donde Dota es solo un juego más (ni siquiera el más popular) y donde, aun así, vemos la mejor infraestructura: los mejores torneos, las organizaciones, la comunidad, todo. Por el otro, Perú. Más con punche que con otra cosa, los equipos peruanos han logrado intermitentemente dar la cara por la región. Si bien tuvieron momentos álgidos, es evidente que sin un trabajo sostenido y un gran sacrificio tras bambalinas no se va a lograr nada concreto. En ese sentido, es válida la propuesta de organizaciones como Infamous, Elite Wolves o Mad Kings y cabe esperar que eventualmente también jugadores y espectadores pongan de su parte.

Por otro lado, los demás países están en un nivel indudablemente inferior en cuanto a Dota 2. Es saludable ver que en estas Clasificatorias las brechas se han acortado y los equipos se han diversificado (con dos equipos bolivianos y uno colombiano, por ejemplo), pero eso no es suficiente. Los resultados finales lo demuestran: estos tres equipos acabaron en el último lugar de las clasificatorias sin haber conseguido gran cosa frente a los equipos “de peso” de la región. ¿Qué le falta a estos países para mejorar?

La profesionalización del Dota

Nótense la cantidad de marcas interesadas en apoyar al torneo

¿Tenemos jugadores realmente profesionales en la región? La respuesta, realmente, se cae de madura: no. Por más que queramos aferrarnos a la idea de que el único requisito para ser considerado profesional es que te paguen por algo, la realidad es que todavía falta mucho en el continente para que podamos hablar de jugadores verdaderamente profesionales. En este caso pasa por el trabajo de distintas partes: tanto jugadores como organizaciones como comunidad tienen que poner de su parte. El trabajo es a largo plazo y en ese sentido es saludable la iniciativa de organizaciones como Elite Wolves, Thunder Awaken o la misma Infamous, que apuestan por apoyar un roster más o menos estable.

Al otro lado del río tenemos a la empresa privada. Los auspiciadores son importantísimos pues son los que permiten que una carrera profesional en Dota sea atractiva, ya sea colaborando con equipos o con torneos. Es deber de equipos y organizaciones tener un producto que ofrecer a los auspiciadores, pues no podemos esperar de las empresas que se interesen en nuestra escena sin ningún tipo de beneficio para ellos. En ese sentido, es muy importante el siguiente punto a tocar: el del factor mediático de esta clasificación a The International.

El factor mediático

Infamous entrevistado en la edición digital de El Comercio

Es innegable que, desde la clasificación de Infamous a The International, cientos de personas han tenido conocimiento de qué es Dota 2. El Comercio (y muchos otros medios de comunicación) han entrevistado múltiples veces a Infamous y han cubierto la noticia de que viajarán a Seattle para competir. Esta realidad tiene un efecto no solo sobre Infamous, sino sobre toda la escena. Gracias a esta cobertura, podemos esperar que más marcas se interesen en el juego, lo cual solo puede ser positivo.

Un ejemplo claro de cómo la escena está creciendo en el país se ve en el line-up de sponsors para The Final Match: no solo empresas que han apoyado el gaming desde sus inicios como Intel o HP participaron, sino que también lo hicieron (aunque en menor medida) marcas como Cifrut, Papa John’s o Radio Moda. Esperamos que esto sea una constante en el medio local y que se traduzca no solo en la creación y manutención de organizaciones de eSports sino también en un circuito estable de torneos con dinero suficiente.

¿Qué deberíamos esperar de The International?

Además de la presencia de Day[9] como host <3
Aquí es a donde quería llegar. Como fans, todos queremos que Infamous llegue al puesto 16, 12, 8, 4, etcétera. Con el corazón, y si dependiese únicamente del corazón, quisiéramos verlos levantarlos el Aegis. Y claro que es genial con soñar con todo eso, pero hay que tener los pies sobre la tierra. No solo no es realista, sino que ni siquiera es necesario. Dudo mucho que el objetivo ahora mismo sea un buen puesto. Que no se me malinterprete, por otro lado: no estoy abogando por la mediocridad o el conformismo.

Antes bien, estoy poniendo en discusión qué es lo que deberíamos considerar un resultado positivo en The International, no para Infamous, sino para la escena. Aquí identifico dos consecuencias (quizás me falten más) que deberíamos esperar tras este evento y que, de confirmarlas en los siguientes meses, podrán hacernos afirmar que la participación peruana en The International fue un éxito.

Primero que nada, la experiencia. Memes aparte, jugar en Seattle contra los mejores del mundo no lo hace cualquiera. Infamous tiene que llegar ahí a aprender. No a jugar, pues es evidente que saben hacerlo, sino a manejar la presión. A ser fuertes. A saber que no son menos que el oponente. Jugar en un ambiente como el que se presenta en Seattle es la oportunidad perfecta. Los LAN’s son otra cosa, dicen los expertos, y yo les creo. Infamous tiene que aprovechar cada partida y volver como un equipo sólido y curtido.

En segundo lugar, la solidificación del interés corporativo en la escena regional. El privilegio que ahora ocupa Infamous bien puede ocuparlo otro equipo (peruano, brasileño o de cualquier otro país) en la siguiente edición. Tenemos que hacer que esta participación de Infamous en The International sea un revulsivo para que toda la región empiece a trabajar en pos del ansiado viaje a Seattle. Como decíamos antes, será un trabajo de jugadores, equipos y organizadores. El interés de la empresa privada ya está ahí y solo podemos esperar que se multiplique después de The International.

El esfuerzo no dará frutos inmediatamente, pero es que nunca lo hace. Infamous es el primer equipo peruano en participar de The International, lo cual es un logro en sí. El reto ahora no está en que obtenga un buen puesto, sino en impedir que sea el único. Tenemos que asegurarnos de que lo mejor esté siempre por venir.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario:
Por favor introduce tu nombre aquí