Galaxy Battles II: Cuando la lucha antidrogas se enfrentó a Dota 2

0
339
views

Hace unos días nos llegaba la sorpresiva noticia de que Valve quitaría a la Galaxy Battles II el cartel de Major dentro del circuito oficial de Dota 2 por estar  en desacuerdo con la política antidrogas filipina, que obligaría a los jugadores que participen del torneo a pasar por un test de drogas al ingresar al país. ¿Qué es lo que ocurre en esta situación? ¿Quién tiene la culpa y quién la razón?

El país

Protestas contra las ejecuciones extrajudiciales en Filipinas

Filipinas lleva desde el 2016 a Rodrigo Roa Duterte como presidente. Desde su llegada al poder, Duterte ha acaparado planas de periódicos internacionales por su agresiva y sanguinaria lucha contra las drogas. Su trabajo en Filipinas ha conseguido internar a cerca de 700 000 consumidores para su rehabilitación, pero al mismo tiempo lleva ya más de 3 400 muertos (y, se rumorea, muchos más de los cuales no se guarda registro). Polémico y abrasivo con las palabras, Duterte ha admitido públicamente haber cometido asesinatos durante su mandato como alcalde de Davao y ha apoyado expresamente la creación de escuadrones de la muerte para corregir problemas sociales en su país.

Si bien muchas personas de a pie tienen la (totalmente errada y desinformada) idea de que esto se llama “mano dura” y no “terrorismo de Estado”, diversas democracias y organizaciones alrededor del mundo han condenado estas políticas. Ante esto, Duterte ha amenazado con dejar la ONU y participar de la creación de un nuevo bloque político al lado de China y algunos países africanos. Como bonus, Duterte también recordó públicamente a Chelsea Clinton el escándalo de su padre con la mítica Monica Lewinsky.

Como ven, Filipinas no es precisamente un paraíso terrenal donde todos van de la mano. La mera sospecha de consumo de drogas puede llevarte al lado equivocado del paredón. Es en estas circunstancias que Valve decide tomar cartas en el asunto.

La ley

En un anuncio de dos páginas, la comisión de Juegos y Entretenimiento de Filipinas aclaró su posición respecto al tema de los dichosos tests: son solo una extensión de la ley de 1976 que requiere de todo deportista que planee competir en las Filipinas que obtenga una licencia, válida por un año, que certifique que no consume ciertos tipos de drogas. Siendo los eSports considerados un deporte en Filipinas, se extiende este requisito a ellos.

Algo interesante a notar son las sustancias que se buscan en estas licencias: meramente marihuana (THC) y metanfetaminas. No cocaína ni LSD ni efedrina ni etcétera. El test en sí es algo muy casual y nada exhaustivo. La orina suele retener las metanfetaminas entre tres y seis días y la marihuana entre dos y diez días (dependiendo del grado de uso). Un test de cabello podría revelar uso de alguna de estas drogas que date incluso de meses atrás.

La organización

Durante años, Valve ha venido trabajando (?) para que Dota 2 pueda ser el eSport que más dinero mueve en el mundo. Mal que bien, han mostrado cierto nivel de protección hacia el juego frente a agentes externos y, al parecer, se enfrenta ahora a las mismas normas de un país.

En el anuncio que dieron en el blog oficial del juego, citan lo que, sienten, son “vulneraciones poco razonables a la privacidad de los jugadores, como condición para entrar al país”. En este sentido, Valve se lava las manos y evita tocar directamente el tema de las drogas, los pormenores de la imposición o la situación política) “consideramos que el simple hecho de que haya este tipo de tests es vulnerar la privacidad de los jugadores”. Vale, pero ¿tienen razón?

Los organizadores

La Galaxy Battles II no es organizada por el mismo grupo que preparó la primera edición. Los encargados de llevar este torneo de China a Filipinas son Fallout Gaming, la misma organización que brindó el fiasco que llamamos Major All Stars. Tras el anuncio de Valve, la organización dio una declaración en Facebook:

En una de las respuestas afirman que los equipos fueron formalmente notificados via e-mail el día 6 de Diciembre:

Sin embargo, situaciones tan delicadas como esta no pueden develarse un mes después de haber sido anunciado el torneo: deberían ser notificadas al instante y cada equipo debería participar de las clasificatorias o aceptar las invitaciones con pleno conocimiento de lo que les espera cuando lleguen al país donde se disputará el torneo. Tampoco es imposible que un consumidor habitual de marihuana (hipotéticamente hablando) pueda llegar a dar positivo al llegar a Filipinas para el torneo aún cuando dejó de consumir la droga al enterarse de esta normativa. No obstante, dado que los tests son de orina y no de cabello, esta posibilidad es más bien remota.

El espíritu de la ley

Dejando de lado las muertes que pesan (o deberían pesar) sobre la conciencia de Duterte y su evidente falta de tacto, estamos frente a un tema interesante y que tarde o temprano tenía que llegar al juego: la lucha antidrogas.

Imágenes como la salida de Maradona del Mundial de 1994 o la meteórica caída que tuvo la carrera de Lance Armstrong están sin duda en la memoria de los aficionados a sus respectivos deportes. La cultura de tolerancia cero respecto al dopaje o a cualquier tipo de consumo de drogas ha sido parte fundamental de los deportes en los últimos años. Sea por un intento genuino de limpiar al deporte de estas sustancias o por el estado de paranoia y satanización que nos legó Nixon, ningún deporte tolera ni la más mínima sombra de sospecha del uso de sustancias. ¿No debería ser alabada, en estas circunstancias, la iniciativa filipina? ¿No le hacen un favor a los eSports en cuanto a legitimización se refiere?

Los jugadores

¿Podría ser que alguno (o varios) de los jugadores dé positivo en alguno de estos exámenes y Valve intente cubrirlo por miedo a las consecuencias (ya sean mediáticas o por parte del gobierno)?

Yo qué sé estoy re loco

Bromas aparte, es una posibilidad real. scantzor, analista de Dota 2 y persona involucrada con la escena, incluso lo afirma sin rodeos en un tweet:

¿Es esto algo necesariamente malo? ¿Están los pro-players en falta por estar en una situación en la que corren el riesgo de dar positivo a alguna de las sustancias testeadas en Filipinas? Se puede argumentar que sí, que son profesionales y que si pretenden dar la imagen de deportistas tienen que someterse a este tipo de normas. Por otro lado, tenemos que comprender que hay una situación importante: no en todos los países del mundo la marihuana (sustancia controlada en Filipinas) es ilegal. De avalarse este test, probablemente existan jugadores perjudicados por el simple hecho de haber actuado de acuerdo a la normativa legal del país en que se encontraban.

Mi opinión al respecto

Creo firmemente que el aspecto de lucha contra sustancias controladas es positivo en la mayoría de deportes, pese a que mantengo mis dudas respecto a la integridad o efectividad de algunas de sus aplicaciones. Lance Armstrong, por citar un ejemplo, evadió el escándalo o la sanción pese a doparse por años (e incluso dar positivo en algunos tests). Sin embargo, hay una diferencia clarísima entre los tests antidoping de otros deportes y lo que se intenta aplicar aquí: en los otros casos los tests vienen de parte de la máxima organización dentro del deporte (en este caso sería Valve) y no de una entidad particular. Que Filipinas intente implementar en un torneo de Dota medidas que no se corresponden con las ideas de Valve solo puede tener como resultado natural que la organización decida quitar al torneo el status de Major.

¿Debería implementarse, entonces, medidas para combatir un hipotético uso de drogas por parte de los jugadores profesionales? Yo sugiero que sí, pero dichas medidas deberían venir de Valve y ser implementadas a un nivel global, en lugar de solo ser parte del a organización de un torneo o de los torneos jugados en un país. Así mismo, la lista de sustancias controladas debe estar abierta a debate y diálogo dentro de la comunidad. La marihuana, por ejemplo, es una droga social legal en países como Suiza, Argentina, Holanda, Corea del Sur, Canadá o Bélgica y, en este sentido, no es diferente de el alcohol o el tabaco. Si lo que decía scantzor en su tweet es cierto, estaríamos limitando a múltiples jugadores que empezaron su consumo sin saber que afectaría su carrera en Dota 2 o empezaron su carrera en Dota 2 sin saber que afectaría sus hábitos de consumo.

Si queremos que los eSports se profesionalicen, debemos apoyar medidas que provengan de Valve y que mantengan un estándar claro, definido e informado respecto a qué se puede y qué no se puede hacer. Los tests a los cuales se sometería a los jugadores en Filipinas, lamentablemente, no cumplen con estas características. Por ello, pese a que la situación no es la ideal, estoy de acuerdo con la decisión de Valve de quitarle a la Galaxy Battles II el título de Major. Los grandes nombres, sin embargo, ya han reaccionado: Team Secret, Team Liquid, Virtus.pro y OpTic Gaming ya se han retirado del torneo luego del anuncio de Valve. Queda ver qué ocurrirá con el torneo donde, recordemos, Infamous Gaming es invitado principal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario:
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.