La historia de los Mundiales (de Dota)

0
132
views

Es cierto que todo deporte se maneja de manera distinta y crece con dinámicas únicas, pero a veces es inevitable trazar paralelos. Un concepto muy popular a lo largo de la historia de DotA y Dota 2 ha sido sin duda la idea de un torneo de naciones o Copa del Mundo que vea a los mejores jugadores compitiendo agrupados por su nacionalidad. En esta entrada veremos los intentos a lo largo de la historia de lograr tal fin.

MYM Prime of Nations: un estándar competitivo

Durante años, el nombre de MYM fue sinónimo de Dota competitivo, al menos para la escena noratlántica. En paralelo a la famosisima serie de torneos MYM Prime Defending, Meet Your Makers también organizó hasta tres ediciones del MYM Prime of Nations. De la primera no existe mucha información, mas fue la segunda la que otorgó prestigio al torneo. Más de 60 naciones participaron, incluyendo naciones latinoamericanas como Chile o Colombia, y eventualmente sería Rusia quien ganaría la final ante Ucrania para defender su título como mejor nación en el juego.

El modelo del torneo incluía la elección arbitraria de un capitán, recomendado o seleccionado por su prestigio, para cada país. Éste se encargaría de elegir a los jugadores y formar un roster de hasta 10 personas que competirían en un torneo online con 1000 dólares de premio para el primer puesto. En la última edicion del Prime of Nations participaron 16 equipos representando a las más prestigiosas naciones en lo que a DotA 1 de la época se refería, con nombres como vigoss, God, Maelk, MiSeRy, KuroKy, Loda, Pajkatt, Dendi o Fear participando del torneo.

Con la caída del gigante Meet Your Makers también desapareció esta tradición. Y, si bien otros torneos intentarían tomar la posta, ninguno volvería a recuperar el nivel de convocatoria que MYM consiguió con este torneo. En el video que abre esta sección pueden ver la primera parte de la primera partida de la Gran Final del tercer y último Prime of Nations.

La transición: torneos que intentaron ser

Pasarían años antes de que un torneo intente emular lo que significó el Prime of Nations. En el transcurso de 3 años, Dota había evolucionado bastante y tanto el pozo de premios como el nivel de competencia se habían disparado. Con todos los jugadores de nivel mentalizados en la gloria de alcanzar The International, parecía no haber espacio para un torneo de naciones: todos los jugadores estaban enfocados en el circuito de torneos que disputaban con sus equipos.

En ese contexto es que aparecen dos pequeñas iniciativas digna de mención: primero el IeSF World Championship y luego la ProDotA National Cup. En ambos casos, el alcance sería mínimo y la repercusión mediática ídem.

IeSF, por ejemplo, es un ambicioso proyecto de federación internacional de e-Sports. Como tal, busca estandarizar alrededor de ellos la manera en que los e-Sports se manejan, introduciendo un modelo nacional federativo a los mismos. El problema con ello es que esto entra en directo conflicto con la manera en que la mayoria de eSports ha aparecido: por un lado, algunos son directamente dependientes de sus empresas desarrolladoras (Blizzard con OW y HotS y Riot con LoL) y, por el otro, el resto tiende a tener un modelo mucho más descentralizado producto de su crecimiento orgánico y autónomo. Que IeSF (o cualquier organización) intente asumir la dirección de un e-Sport y establecerse como federación genera la reacción natural de preguntarse “¿y quién les ha dado la autoridad para hacer esto?”

Con este contexto en mente podemos entender el fiasco que significó la división de Dota del IeSF World Championship 2014. Sin clasificatorias estandarizadas y con una elección de países participantes que respondía directamente a la aquellos países en los que se habían establecido “federaciones”, era evidente que el torneo no resultaría de lo mejor. Países como Georgia, Austria o Túnez, con nula presencia en la escena competitiva, tuvieron un espacio. Además, ciertos países fueron representados por equipos que definitivamente no eran lo mejor de lo mejor de la región. Así, por ejemplo, Suecia fue representada por 4 Friends + Chrillee y Rusia por Click-Storm. Era evidente que un torneo así no iba a llamar la atención de los jugadores profesionales, centrados prácticamente todos en entrenar con sus equipos. Así, pese a tener un respetable pozo de US$ 50 000, la división de Dota del torneo terminó siendo un fiasco.

Otro intento de revivir este espíritu se dio por parte de ProDotA, con la ProDotA National Cup. Organizado este torneo por gente con años de experiencia en la escena competitiva y con muchos contactos en la misma, la acogida fue un poco mejor. Por lo menos, esta National Cup se convirtió en un interesante crisol de equipos tier 2 y, si bien países como Alemania, Rusia o Suecia no fueron representados por sus mejores jugadores, hubo un buen espectáculo con jugadores que normalmente participan del circuito tier 2-3 europeo.

Si bien estos dos fueron intentos claros de llegar a un torneo nacional de Dota 2, ninguno de los dos llegó a alcanzar la gloria del MYM Prime of Nations.

La nueva esperanza: la WESG

El poder del dinero es, realmente, maravilloso. Estas son palabras que debemos tener en mente al hablar de la WESG. Torneo organizado por AliSports, la filial deportiva de Aliexpress, los World Electronic Sports Games son el último torneo en implementar el modelo de equipos nacionales compitiendo. Sin embargo, tiene unas diferencias claras: primero, puede participar más de un equipo por país y, segundo, tiene clasificatorias abiertas para todo el mundo divididas en regiones que podrían parecer arbitrarias a algunos. Así, por ejemplo, si nos fijamos en Latinoamérica descubrimos que, en la última edición, Brasil tenía dos slots en sus clasificatorias, Argentina y Perú solo uno y el resto de Latinoamérica solo uno para todos los países.

No obstante estas diferencias, es claro que este torneo es la única esperanza que tiene este formato de torneos. Para los jugadores de primer nivel existía hasta el momento muy poco incentivo para participar de torneos de este tipo pues The International era su objetivo y para asegurar su clasificación se dedicaban enteramente a practicar con sus equipos tradicionales. En la última edición de la WESG esto empezó a cambiar y el roster de Virtus.pro, probablemente el equipo del momento, se animó a participar dividido en dos equipos: AntiHype, con sus jugadores rusos, y Team Ukraine, con sus jugadores (y coach) ucranianos.

¿Podemos esperar que este torneo cambie la dinámica de la escena competitiva y abra un espacio para este concepto tan interesante? Yo creo que sí. Si AliSports decide seguir con la fuerte inversión (con más de un millón de dólares en premios), eventualmente más y más jugadores se sentirán atraidos por el formato. Además, su sistema de clasificatorias regionales para zonas que tradicionalmente no tienen presencia en Dota 2 nos permite a nosotros como espectadores conocer a jugadores de escenas que recién están empezando a formarse.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario:
Por favor introduce tu nombre aquí