El gato de Schrödinger

1
112
views

El gato de Schrödinger está encerrado en una caja negra y opaca, con una botella de gas venenoso y un dispositivo conformado por una partícula radiactiva que, de desintegrarse, liberaría el gas venenoso. Sobre un tiempo dado, la partícula tiene un 50% de chances de desintegrarse. Según la mecánica cuántica, este modelo debería representarse como una superposición de ambos estados, lo que implicaría que el gato esté a su vez en una superposición de vivo y muerto.

Pero el gato, evidentemente, no puede estar vivo y muerto al mismo tiempo. En efecto, cuando retiremos la tapa de la caja, encontraremos al gato o vivo o muerto. Radica ahí la paradoja del gato: no solo es imposible saber si está vivo o muerto hasta que se observe su estado, sino que se le considera vivo y muerto al mismo tiempo durante ese lapso.

Para la comunidad, el tema del matchfixing y el 322 y todo lo relacionado parecería ser un gato de Schrödinger, por momentos. Uno de los mejores equipos peruanos, con jugadores de primer nivel para la escena regional, fue descubierto y castigado de por vida. Después de eso, la comunidad entró en un estado de mutis total al respecto. Más allá de las ocasionales burlas a los jugadores en cuestión, nunca tuvimos una discusión sana alrededor del problema. ¿El 322 existe o fue curado de raíz? ¿Podemos convivir con él? ¿Es necesariamente lo correcto pensar en extirparlo?

La visión mas fundamentalista es que el matchfixing es Satanás y debe ser eliminado, perseguido, odiado y vilipendiado. Pese a todo, esta es una posición bastante razonable, si somos honestos. Sin embargo, ¿por qué no se esfuerza nadie en actuar de acuerdo a ella? ¿De verdad creemos que no existen más equipos haciendo 322? ¿hacen las organizaciones de gaming lo suficiente por asegurarse de que éste ya no existe?

Creo firmemente que el arreglo de partidas es un problema rampante en la escena amateur. Solo basta ponerse a pensar un poco en la situación: chicos con escasas o limitadas posibilidades de participar de un torneo de Valve pero lo suficientemente buenos en el juego como para poder jugar en torneos amateur o semiprofesionales. Como vale lo mismo para ciertos sitios de apuestas una partida de la ChocoCup que una de la Supermajor, ciertos jugadores tienen un incentivo muy grande y una disuasión insuficiente para caer en amaños.

En regiones como Rusia o Perú, donde una moneda débil permite a los usuarios conectados a Internet beneficiarse del tipo de cambio del dólar, cosas como el 322 son extremadamente rentables y con una gran relación costo beneficio. Donde un estadounidense 7K no podría sustentar un estilo de vida decente a punta de amañar partidas, un peruano o un ruso tranquilamente podrían vivir de los beneficios económicos de tal acto.

Entonces, ¿cuál es la solución? El problema es delicado. Sobre todo porque el verdadero enemigo no son realmente los jugadores. Sí, claro, son los jugadores los tentados y los que corrompen la integridad del juego, pero eso es algo contra lo que no se puede luchar realísticamente. Sería más lógico (y factible) limitar o denunciar a las páginas de apuestas que, en última instancia, son las causantes de que ocurran estas situaciones.

Tomemos como ejemplo los últimos torneos realizados en Perú: la CotA y la Liga Pro Gaming. Ambos buscan visibilizar el talento de equipos peruanos tier 2 y ponerlos al nivel de nombres ya conocidos como G-Pride, Thunder Predator o Infamous. Sin embargo, en este esfuerzo, son los blancos perfectos para inescrupulosos que busquen amañar partidas. Si alguno de estos torneos fuese incluido en alguna página de apuestas (situación que me consta ocurrió con LPG), cualquier apostador chino podría ponerse en contacto con uno de los equipos y convencerlos de arreglar algún juego sin importancia de la fase de grupos.

El involucramiento de las páginas de apuestas en los deportes es, cuanto menos, amoral. El hecho de que ofrezcan una amplia cobertura incluso para torneos locales, regionales o de poca envergadura tiene sentido desde el punto de vista de los negocios: saben que esta clase de torneos atrae un buen número de apuestas y visitas a su página, aunque son conscientes también de que estas apuestas y visitas bien podrían estar relacionadas a arreglos ilegales (por las razones que expliqué arriba).

Sin embargo, son una especie de mal necesario para muchas partes involucradas. Los organizadores de torneos, por ejemplo, se benefician de esta exposición porque los números de sus transmisiones se incrementan con gente que apuesta en dichas partidas y quiere ver el resultado. Los equipos muchas veces son auspiciados por este tipo de casas de apuestas (véase ggbet en tantos equipos a nivel internacional) y eso les permite sobrevivir (cabe resaltar, legalmente). En una industria tan precaria y volátil como los eSports muchas veces no hay de dónde elegir en el tema sponsors y yo no puedo juzgar a una organización por aceptar el dinero que ofrecen las páginas de apuestas en auspicios.

Al final, ¿es realmente posible detectar a los jugadores que hacen 322? Hay algunas cuantas medidas de “seguridad” para que un potencial infractor se dedique a ellos regularmente sin ser capturado jamás. Además, los jugadores son solo peones en el tablero que, en muchos casos, no tienen otras opciones si quieren empezar a obtener ingresos. Si queremos realmente eliminar el 322 no debemos castigar a los jugadores, antes bien reducir o eliminar las oportunidades que puedan tener de hacer 322. Esto se logra con un mejor trabajo por parte de las casas de apuestas para identificar amaños (como ya se hace en otros deportes, donde algoritmos de aprendizaje profundo pueden identificar si una partida está siendo arreglada) y, por desgracia, reduciendo la extensión de la cobertura de las casas de apuestas. Que dejen de ofrecer apuestas por torneos minúsculos de 500 o 1000 dólares, en los cuales los incentivos por tirar una partida son mayores a los que podrían aparecer por ganar la partida.

Conversando con una personalidad muy conocida en la escena nacional salió, entre otros, el tema del 322. “Claro, si todos hacen 322. Lo hacen el equipo X, Y, el equipo Z también lo hace, siempre, con eso sacan su sencillo pues.”

Esta es una discusión que tenemos que tener como comunidad. Y Valve, si realmente se interesa por la integridad del deporte, debería ser el principal interesado.

1 COMENTARIO

  1. cierto perro, el mismo smash conto lo que le costo llegar ahi y la necesidad te hace cometer errores para ganar algo de dinero, porque aca hablamos de un juego no de matar o robar asi que es un error que dificilmente uno se puede negar cuando el hambre toca la puerta

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario:
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.